DH 2022 R.6, La Vila 1,5 - 6,5 L'Alfàs del Pi (por Juanjo Lloret y Manuel Riquelme)

    El sábado 26 de marzo disputamos en casa la penúltima ronda de la primera fase del Interclubs 2022 en División de Honor.

   Nuestro rival fue l’Alfàs del Pi y, con la convicción de que ya nos era imposible evitar la liga por el descenso, se prescindió de cualquier estrategia referida a las órdenes de equipo y decidimos que cada cual hiciera en su partida lo que creyera más conveniente.

   Además, ante la ausencia de varios titulares, decidimos también dar protagonismo a los jóvenes (Félix, 11 años; Víctor, 13 y Jouke, 17). Los tres perdieron, pero también podría haber ocurrido, tal y como se desarrollaron las partidas, que entre los tres hubieran sumado 2,5 puntos para el equipo. No hay ninguna duda de que el futuro competitivo del club está en sus manos (y en la de otros niños de la cantera vilera), si los hados no deciden otra cosa.

  


   Las partidas fueron acabando en el siguiente orden:


Lloret-Cano: 

se cumplió la máxima clásica de “Nihil novum sub sole” y las 16 jugadas de la partida ya se habían jugado. Sabía que mi 12.Ad2 era teórica y me sorprendió (ligeramente) su 12…,Dc8, aunque, de todos modos, es una maniobra conocida en posiciones similares. Pronto hubo simplificaciones que dejaron una posición totalmente equilibrada y propuse tablas, que fueron aceptadas inmediatamente. 

(La Vila 0,5 – l’Alfàs 0,5)


Márquez-Plaskett: 

apertura un tanto irregular que puso de moda, si no me falla la memoria, el GM inglés Miles cuando yo era joven, es decir, allá por el pleistoceno inferior. Plaskett entregó dos peones por iniciativa y Alberto devolvió uno de ellos para completar el desarrollo, siguiendo el consejo de Lasker: “Acepte el gambito, pero luego no se aferre al material ganado”, y se llegó a una posición animada con posibilidades para ambos. Pronto la posición se equilibró y se llegó a un final con torres y alfiles de distinto color con igualdad de material. 

(La Vila 1 – l’Alfàs 1)


Morató-Duller: 

posición equilibrada de apertura, pero con enroques en flancos opuestos, cosa que siempre suele dar juego a ambos bandos. Francisco quedó con su PD aislado y Jouke podría haber quedado con una mínima ventaja de haber jugado 15…,Cd5, bloqueando dicho peón. No fue así y la partida se igualó completamente (quizá con mínima ventaja blanca por su mejor estructura), llegándose a un final de T+C+4 peones por bando en el que era decisiva la carrera de peones (en el flanco de rey las blancas, en el de dama las negras). Aquí estuvo más inspirado Francisco y se alcanzó la posición clave en la jugada 34: Jouke tuvo que elegir entre jugar un final de T+3 peones contra T+C+1 peón, con peones en el mismo flanco y muchas posibilidades de tablas si tenemos en cuenta que el final T+C contra T es tablas y el final que eligió: C+3 peones contra T+1 peón, con peones en el mismo flanco, que, en condiciones normales, también debería garantizar las tablas, pero la debilidad de la 7ª fila, la mala ubicación del caballo negro más la buena técnica de Francisco en el final hicieron muy difícil la defensa para Jouke. 

(La Vila 1 – l’Alfàs 2).


Beviá-Campos: 

entrega dudosa de peón en la apertura por parte de Luis, la pareja de alfiles en este caso no parecen dar compensación suficiente. Curiosamente, Luis María decidió no seguir el consejo de Lasker ¡y tuvo éxito! ¡Se comió el peón y luego lo defendió! ¡Qué difícil es el ajedrez! El efectivo y directo juego del maestro Campos hizo que su ventaja fuera creciendo paulatinamente. Luis intentó salvarse en un final de alfiles de distinto color, pero Luis María demostró que, en estos finales, importan más los peones pasados que el material y remató la partida con buena técnica (30.Ac2 hubiera dificultado más la tarea del maestro). 

(La Vila 1- l’Alfàs 3)


Randazzo-Riquelme: 

partida muy complicada, con enroques en flancos opuestos y la típica avalancha de peones contra el enroque adversario. Alrededor de la jugada 20 las blancas quedaron con ventaja por la debilidad de las casillas negras del enroque de Manolo y con 25.Rb2 la ventaja de Randazzo hubiera aumentado sin posibilidades de contrajuego para Manolo, que encontró su oportunidad con 32…,d4 (32.Df4 hubiera mantenido la ventaja blanca) y luego 35…,Cxd6 igualaba completamente la partida. Manolo vio la variante, pero prefirió otra, omitiendo 36.Rd1, que lo dejó en peor posición. Y el avance del peón blanco de ‘c’ fue más efectivo que el del ‘b’ negro. 

 (La Vila 1 – l’Alfàs 4)


Giaccio-Bendayán: 

apertura teórica y medio juego equilibrado, aunque con muchas piezas blancas muy cerca del enroque negro, lo que asustaba un poco (al menos a mí, no sé a Aarón). Pero este se defendió con calma buscando una ruptura central y hasta quedó con alguna ventaja tras la dudosa 21.Ch5 de Alfredo. Siguió una secuencia táctica que podría haber dado ventaja a Aarón si hubiera jugado 26… cxd4, pero prefirió reforzar la defensa de su rey (cosa ciertamente muy entendible) y, en graves apuros de tiempo para ambos, propuso tablas, que fueron aceptadas. 

(La Vila 1,5 – l’Alfàs 4,5)


Tudela—Donado-Mazarrón: 

variante de apertura poco habitual (o muy moderna, que para mí es lo mismo) con ligera ventaja blanca, por su dominio central, que pudo aumentar (14.b5). Pero no fue así y, en el intercambio de golpes tácticos que siguió, Miguel jugó con mucha precisión durante varias jugadas y consiguió ventaja que no llegó a ser ganadora porque su caballo de dama seguía en la casilla de salida, cosa que concedió contrajuego a Víctor, que jugaba (a efectos prácticos) con pieza de más y pudo igualar, como mínimo, con 33.Cxg5. La posición continuó complicada hasta el error de Miguel (37…,f6). En su lugar, 37…,Ca6, poniendo en juego el desdichado caballo (¡que aún no se había movido de su casilla de salida, jugada 37!), le daba ventaja. Víctor encontró la primera jugada de la secuencia inmediatamente ganadora, pero no la segunda (34.g4+-, como sugirió Cano en el post-mortem) aunque la que hizo también le daba clara ventaja, si no ganadora, pero no vio 40.Axd6 Txd6 41.Txd6 Dc5+ 42.De3, que también ganaba y 40…,Cxc6 (¡Por fin! No sé cuántas partidas habrá en que un bando no desarrolla una de sus piezas hasta la jugada 40. Una torre puede ser más habitual, pero un caballo…) dio la vuelta a la partida y Miguel ya no soltó la presa. 

(La Vila 1,5 – l’Alfàs 5,5)


Ibarra-Ilinka.: 

apertura tranquila y posición Maroczy en la que Juan Miguel no aprovechó la posición enfrentada de la torre blanca (Tc1) y la dama negra (Dc7) para jugar la temática 12.Cd5 y obtener ventaja o tal vez lo vio, pero no lo consideró conveniente. Siguieron las maniobras ‘de trinchera’ habituales en el esquema con un alfaceriano ‘h5’ por parte de Félix que, por otra parte, es típica para evitar la expansión blanca con g4/h4. Poco después Félix entregó la calidad a cambio de un peón central y pareja de alfiles, entrega que ya se está convirtiendo en ‘marca de la casa’. La posición parece mejor para las blancas, pero con contrajuego negro cuando, algo después, Félix consiguió abrir el juego para sus alfiles. Y llegó el error de Juan Miguel, que Félix no aprovechó (45…,Aa2-+) y algo después tuvo una segunda oportunidad (48…,Da8-+) y hasta una tercera (52…,Ad5-+) que también desaprovechó. El reloj siguió haciendo estragos y también Juan Miguel desaprovechó sus oportunidades (55.Te1+-; y 58.Dh8+ Rg5 59.h4+-), pero, una vez más, con el módulo encendido…Lo cierto es que la posición expuesta de los reyes, la presencia de piezas mayores y el escaso tiempo en el reloj hacía muy difícil para ambos orientarse, hasta que se llegó a un final de T+2 peones para Juan Miguel y A(de casillas blancas)+3 peones para Félix, con los peones en el mismo flanco. La técnica ganadora es relativamente clara, las negras no pueden defender las casillas negras por las que el rey blanco penetra en campo enemigo y las blancas acaban sacrificando la torre por el alfil y un peón del rival, ganando el final de reyes resultante. 

(La Vila 1,5 – l’Alfàs 6,5)  

 

 

La próxima semana jugamos en Silla, pero también en otros encuentros ya que dependemos de otros resultados para pasar a la segunda fase con una u otra puntuación. ¡Qué nervios!

 

No hay comentarios

PARA PODER COMENTAR:

Para poder comentar es necesario que aceptes todas las cookies o, como mínimo, las cookies dirigidas. Puedes consultar tu configuración de cookies en el pie de página de esta misma web.

POLÍTICA DE COMENTARIOS:

En Ajedrez Valenciano no se permiten los comentarios anónimos.

Ajedrez Valenciano no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios y se reserva el derecho de aprobar o borrar cualquier mensaje que considere inapropiado. Puede leer nuestra política de privacidad para más información.

No guardamos ninguna información privada con respecto a los comentarios más allá de la necesaria para prestar el servicio y en cualquier caso los comentarios pueden ser borrados por los propios autores en cualquier momento.

Por favor, haz un buen uso de los comentarios.

Con la tecnología de Blogger.