¿De verdad deseamos el crecimiento del ajedrez? (por MI Eric Sos)

¿De verdad deseamos el crecimiento del ajedrez?


Hablamos de la proliferación del ajedrez, nos vanagloriamos por cada vez que ReyEnigma sale en la tele, por cada “ratatata” que hace Cuenca. Llevamos por bandera el discurso: hay que promocionar el ajedrez. Decimos todas las ventajas que tiene el ajedrez para inculcarlo en las aulas… “La ciencia dice que el ajedrez X” “la ciencia dice que el ajedrez Y” “la ciencia dice que el ajedrez te hace inmortal”. No paramos de querer llevar el ajedrez a todas partes, pero alguien se ha preguntado: ¿para qué? Desde dentro, y cuando la gente se sincera, se da uno cuenta de lo que en realidad se piensa del ajedrez, de sus profesionales y de sus jugadores.

Quién no ha escuchado comentarios despectivos hacia el ajedrez, desde dentro de él. Yo no paro de escuchar que del ajedrez sólo viven unos pocos, que el resto sobrevive y malvive… Que el ajedrez es machista, retrógrado y antiguo. Que hay que hacer reformas… Retoquemos los premios, inscripciones, modalidades, ritmos de juego, etc… ¿Hay que cambiar todo? ¿Por qué atraer a nadie al ajedrez entonces?

¿Perder contra equipos que no cobran es indigno? De entrada, este dato no es contrastado, pero, aunque lo fuera… ¿y qué? Como si contratar a profesionales fuera poco ético, o eso no te diese derecho a opinar respecto a nada. Tenemos un discurso muy bien aprendido, la profe nos pone un 10 si nos lo hace decir en clase: ¡hay que promocionar el ajedrez! ¡Traigamos a todo el mundo a jugar! Si se hace demasiado bueno jugando… Pues nada, lo excluimos de los torneos, lo señalamos cuando pierda con alguien que “no cobra por jugar” (un argumento que he escuchado en muchas ocasiones, no se lo atribuyo solo a mi colega de profesión).

Que el ajedrez tenga más aficionados es algo que queremos muchos, cómo conseguirlo es lo difícil. Queremos hacer del ajedrez valenciano algo grande, pero en cuanto algún equipo se despunta, le ponemos la zancadilla. Esto ha pasado siempre, cuando empecé a jugar me sorprendió el hecho de que se llamara a las personas que cobraban por jugar “mercenarios”. ¿No sería hermoso que todo el mundo que jugase cobrase? ¿No sería deseable que las ligas se llenen de grandes maestros? Si nos quitan el puesto, pues tratamos de mejorar nuestro juego, o a jugar en el B, C… El que sea.

Cuidemos entre todos los detalles que de verdad importan. Mejores condiciones para los jugadores, sea la competición que sea. Estaría genial que se hubiese unos mínimos de silencio, comodidad y respeto. El problema es que cuando esto no se cumple en otros deportes, simplemente la competición se cancela y por ello la organización se ve obligada a asegurar las condiciones óptimas. En el ajedrez puedes tener varios “despistes” que si alguien se queja… ese alguien es un tiquismiquis.

¡Nos vemos en los tableros!




4 comentarios:

  1. Es gracioso ver como Anand tenía dudas de si dedicarse al ajedrez a la edad de 18! Pero es natural. Hemos creado un sistema en el que sólo la super-élite tiene una vida digna. No en lo económico, ya que hay muchos jugadores con ingresos decentes comparables a cualquier profesión, pero sí en lo social. Nadie quiere acabar siendo un "buitre carroñero".
    Cuando nos carguemos el ajedrez profesional, podemos competir para ver quién mueve las piezas con más estilo. A ver si nos colocan en otra producción de Hollywood. Y el premio lo repartimos por sorteo, que el aficionado también tiene derecho a cobrar.
    Ahora parece que cobrar por jugar es taboo, es como pasarse al lado oscuro. Pero pagar es aún peor.

    ResponderEliminar
  2. Me parece muy interesante la reflexión. Por un lado es verdad que (además en mi caso desde el punto de vista de profesor y organizador) estamos intentando que el ajedrez crezca en masa social. Pero por otro lado nos estamos olvidando a los jugadores de máximo nivel, que aparte de sus obvias capacidades, dedican un tiempo enorme en la comprensión del juego. No puedo decir nada más porque los torneos que organizo suelen ser para niños o aficionados. Pero me gustaría que más jugadores pudiesen dedicarse profesionalmente a competir.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno el artículo. Yo pienso que el ajedrez es uno de los deportes peor pagados. Sin embargo son pocos son los estados que realmente les interesa la emancipación del ajedrez y eso tiene sus consecuencias.

    ResponderEliminar

PARA PODER COMENTAR:

Para poder comentar es necesario que aceptes todas las cookies o, como mínimo, las cookies dirigidas. Puedes consultar tu configuración de cookies en el pie de página de esta misma web.

POLÍTICA DE COMENTARIOS:

En Ajedrez Valenciano no se permiten los comentarios anónimos.

Ajedrez Valenciano no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios y se reserva el derecho de aprobar o borrar cualquier mensaje que considere inapropiado. Puede leer nuestra política de privacidad para más información.

No guardamos ninguna información privada con respecto a los comentarios más allá de la necesaria para prestar el servicio y en cualquier caso los comentarios pueden ser borrados por los propios autores en cualquier momento.

Por favor, haz un buen uso de los comentarios.

Con la tecnología de Blogger.