lunes, noviembre 25, 2019

La sorpresa es que hubiera funcionado (by Adolfo Zaragozá)

Ayer terminaron los individuales de la discordia, la discordia entre una federación que ha decidido experimentar con uno de los torneos más importantes de la Comunidad Valenciana y unos jugadores que no entienden cómo una decisión tan importante se ha tomado de forma apresurada entre unos pocos representantes y a petición de una sola persona.


Me deja un sabor amargo que un torneo que se supone importantísimo, aunque sólo sea (y no es poco) porque los jugadores nos jugamos la categoría, se haya visto mermado en más de un 50% de participación de un año a otro, con lo que ello supone además para las arcas de la Federación. Pero es que se veía venir, podemos seguir diciendo que era un experimento y que hay que arriesgar para mejorar, podemos compararlo con cuando se dejó de fumar en las salas de juego o cuando se dejaron de jugar partidas con aplazamiento; pero nos equivocamos en las comparaciones pues mientras dejar de fumar es algo lógico teniendo en cuenta los problemas de salud, y los aplazamientos no tienen sentido en una época en la que los motores de ajedrez nos destrozan cualquier partida; comprimir en dos fines de semana los Individuales no responde a ninguna realidad actual.



Me explico. Para apoyar la decisión la Federación dice que así los jugadores tiene más tiempo libre y los clubes interesados en organizar sedes lo tienen más fácil a la hora de solicitar locales.

Parémonos a pensar en cualquier otro deporte federado, hablemos de fútbol o baloncesto (aunque sea porque mueven a cientos de jugadores de todas las edades), cuando un aficionado se apunta a un club de estos deportes ya sabe que la temporada dura 7, 8 o 9 meses. Meses en los que tendrán que jugar un sábado un domingo. Meses en los que tendrán que acudir, sí o sí, a entrenar dos o tres días a la semana (si no entrenan no serán llamados a jugar); todo ello sin contar con partidos de preparación u otros posibles torneos que puedan jugar incluso una vez finalizada la temporada. Si cualquiera de esos jugadores se inscribe en sus clubes con un calendario tan apretado (apretado de verdad), ¿dónde está el problema en que entre Individuales e Interclubs se ocupen 5 meses? Que encima no son reales pues hay semanas de descanso por fiestas u otros torneos, amén de la posibilidad de pedir rondas de descanso y no tener que acudir obligatoriamente a entrenar entre semana.

Parece que nos empeñemos en remarcar al ajedrez como un deporte de segunda, un deporte que tenemos que procurar que ocupe poco espacio de nuestras vidas para poderlas dedicar a otra cosa (quizás al fútbol o al baloncesto del que hablaba antes, lo que sería justicia poética). Pero se nos olvida, o quizás lo han olvidado por el bien de defender estos Individuales, que nadie nos obliga a jugarlos, que los jugadores son libres de jugar un torneo a la vista del calendario de juego, que existen muchos torneos para poder jugar y que dejar de hacerlo en uno no es algo malo, no nos quitan puntos de Elo por no jugar y ningún jugador de categoría Sub va a sufrir por jugar o no un torneo a la vista de las otras decenas de posibilidades que se tienen hoy en día.

No me olvido del tema de las sedes. Organizar sedes para muchos clubes puede ser un quebradero de cabeza. Bien, pues busquemos más sedes. Muchos clubes tienen salas de juego donde bien se pueden organizar Individuales con sus buenas decenas de jugadores (y además seguro que estarían encantados). Seguro que existen soluciones a este problema mejores que dejarlo todo en dos fines de semana extenuantes donde jugarnos la sufrida categoría a ver quién está menos cansado al final del domingo.

La próxima vez que queramos hacer cambios de tal calado en torneos oficiales y de tanta tradición la federación debería plantearse una consulta entre los jugadores, y no sólo en una asamblea a mitad de temporada y sin prácticamente avisar, con el poco tiempo y la poca información que se puede transmitir a los jugadores, que a la postre son los principales interesados. Porque además cambiar el formato de un torneo oficial a mitad de temporada, en vez de hacerlo de un año para otro como la lógica sugiere, pervierte también el uso del calendario oficial donde ya existían unas fechas reservadas para torneos oficiales.

Parece que la FACV quiere enmendar su error visto el resultado y quizás podamos volver a los tradicionales Individuales. Espero también que esto sirva para mejorar y que en las decisiones importantes se pregunte a los federados de forma directa. Saquemos algo bueno de todo esto y busquemos consensos y propuestas que nos ayuden a mantener unos Individuales de calidad y con la importancia que éstos se merecen.


SHARE THIS

Author:

www.ajedrezvalenciano.com

1 comentario: