DH R.8, Camp de Morvedre 4 - 4 Alzira. ¿¿Dónde queda lo posible?? (Crónica por JotaJota y 2 partidas)

¿¿Dónde queda lo posible??

Crónica Camp de Morvedre - Alzira

Esta semana nos tocaba la visita del Alzira, un equipo bastante engañoso, pues iban últimos, pero con un equipo que a priori parecía superior a nosotros. La semana anterior recibí el chivatazo de que venía Vicente (árbitro itinerante), ¡lo curioso es que recibí el chivatazo por parte del propio Vicente! La edad provoca despistes supongo, jeje. Entonces, avisé al capi y él nos convocó con mucho tiempo de antelación. Pues como es obvio, eran las 17 y aún faltaban jugadores (jejeje). Entonces, después de hacernos las fotos y las típicas charlas, nos pusimos a jugar. Ellos vinieron con el 1, 2, 3, 6, 7, 8, 10 y 11; y nosotros con el 1, 2, 5, 6, 7, 8, 10 y 11.
Como está siendo costumbre últimamente, fue un match tenso y bastante duro con algunos atracos.






Francisco Barbero - Alberto Bono (1/2-1/2):
Fue una inglesa con fianchetto por parte del blanco, en la cual Alberto estuvo sólido y tras realizar un par de cambios de piezas consiguió quitarle la pareja al rival. La sensación que me dio fue que Alberto estaba mejor, pero al poco pasaron a un final de torres que olía a tablas. Luego, le pregunté a él y me dijo: “una partida muy sosa” (normal siendo una inglesa) y también me dijo: “Tenía pocas fuerzas y jugué al come come”.



La cosa obviamente estaba muy tensa, aunque yo confiaba en sacar este punto. Fue un golpe psicológico,había pasado bastante tiempo desde el inicio. Respecto los demás, Ave me daba muy buenas sensaciones, creo que Joseda tenía peón de menos y Juanjo tambíen pintaba mal, aunque por el otro lado teníamos a Miguel que se había quedado muy bien en la apertura y a Gabi, que estaba apretando una debilidad e intentando crear problemas en el flanco de rey.



Samuel Navarrete - Jose Daniel Muñoz (1-0):
Fue una apertura de peón de rey donde el blanco jugó una línea que en principio me pareció dudosa debido a que a mí no me sonaba, pero luego Navarrete confesó que es una línea que tenía muy preparada. El negro llegó a un final con peón de menos, pero a cambio pareja de alfiles, en el cual se impuso el blanco.
Nos poníamos en desventaja y pasó algo de tiempo hasta que acabó la siguiente. Mientras el resto de partidas no acababan se produjeron algunas anécdotas interesantes. Una de ellas me la contaron después de mi partida, debido a que estaba relacionada directamente conmigo. Néstor, que había llegado hace un rato, fue y le preguntó a Alberto si sabía qué diablos había hecho para pasar de estar ganando a estar perdiendo, a lo que Alberto le respondió: “si fuera otro diría que la partida está perdida, pero siendo JJ...”. Entonces, Néstor me contó que al poco se escuchó a mi rival gritar: “¡¡NO!!” (se dejó un golpe táctico y con él pieza). La siguiente tuvo lugar en la mesa de al lado. De repente se produjo un diálogo entre demasiadas personas en la partida de Gabi.
-Gabi: No puedes mover dos veces sin apuntar.
-Rafa Roca: Sí puedo.
-Gabi: No puedes.
-Paco Rubio: Sí puede.
-Alberto Bono: No puede.
-Rafa Roca: Sí puedo.
-Gabi: No puedes.
-Rafa Roca (levantando el dedo índice y hablando más fuerte): SÍ PUEDO PORQUE LO HE HECHO… pero no debo.
Más tarde:
-Rafa: Te lo digo en mi tiempo. ¡Disculpa si te he molestado!
-Gabi: ¡Qué va! ¡Si has estado gracioso!
Al poco gané y puse el empate. Miguel cada vez pintaba mejor, Gabi parecía que se estaba liando (o eso le dijimos al finalizar Alberto y yo) y por delante era una incógnita.


Ferrán Reig -JJ Hernández (0-1):
Fue una siciliana curiosa, debido a que en mitad de apertura recordé que mi rival la jugaba con negras. Jugamos más o menos teórico hasta que entramos en una locura donde él accedía sacar su rey del enroque largo a cambio de que mi dama y mi torre se quedaran un poco sueltas, y aprovechar que mi rey seguía en el centro y tenía un caballo en la esquina. Después de un intercambio de golpes digno de un combate de boxeo, entramos en un final en el cual entregué la dama por sus dos torres. Cuando entré me pareció muy cómodo, por eso entré. Luego, pensé que me había quedado perdido al cambiar. El módulo da ligerita negra, pero hice dos jugadas muy malas y quedé con un rey demasiado expuesto, parecía que estaba perdido (de ahí la conversación de Nestroll y Alberto). Pero lo cierto es que no estoy torrao, mi rey en el centro se las apañó para no recibir mate y entonces él llegó a una posición donde tenía las piezas demasiado sueltas y se dejó una. Yo en directo no vi manera de no que se la dejara, de hecho, creo que no había.
Entonces, el marcador se igualó, y ahora el match empezó a tener muy buena pinta: Gabi se las había apañado en el final y Miguel estaba muy bien. Para asegurarnos un punto valían con unas tablas, y parecía que la partida de Avelino iba en esa dirección.


Gabi Gaspar - Rafa Roca (1-0):
Empezó siendo una siciliana Paulsen por parte de Rafa, pero acabó transformándose en una especie de Najdordf con un Cc6. Se podría decir que entre una siciliana clásica y una Najdordf. Este tipo de estructuras suelen tener la ventaja que son muy prácticas, pues estas muy sólido y si rompes en d5 te quedas muy bien. Pero Gabi jugó contra eso, evitó que rompiera y entonces se dispuso a doblar torres para crear un problema en d6 y de paso amenazar al rey que estaba en el flanco de rey. Entonces, consiguió crear problemas en el flanco de rey y se comió dos pichorrines, pero después se equivocó con el cambio de damas, pues al entrar en un final de torres es muy probable que se entable. Sin embargo, nuestro veterano supo activar el rey y después consiguió otro pichorro y su rival rindió.

Nos poníamos por delante en el encuentro. Por arriba, Ave acababa de entrar en un final con calidad a cambio de muchos peones, aunque yo lo veía complicado, Alberto me dijo que tablas seguro, Norman estaba en un final con calidad de menos, pero parecía que había algo similar a un bunker y Juanjo se estaba arreglando. Mientras pasaba se produjo algo raro, las gafas de Miguel producían efectos raros, como personas que se desplazaban.



Así se veía normal, desde detrás de Redón (izquierda), pero cuando te ponías sus gafas las cosas cambiaban de lugar (derecha). Podéis comentar en los comentarios por qué creéis que se produce este efecto, ¡¡sed imaginativos!! Volviendo a la normalidad Miguel Forano ganó y nos acercábamos a la victoria.


Miguel Forano - Jose Javier Clarí (1-0):
Fue una Alekhine en la que Miguel se quedó muy bien. Se quedó con espacio en el flanco de dama y su rival para contrarrestar intentó abrir la posición, pero a cambio dejó una debilidad en d6. Al poco, se produjeron unos cambios de piezas y Miguel ganó un pichorro en b7. Y con paciencia fue maniobrando con el caballo hasta que consiguió una buena masa de peones pasado en el flanco dama. Y cuando ya estaba muy bien, su rival se colgó un golpe táctico y quedó con pieza de menos y abandonó.



En este momento, los que jugaban en la fila de arriba no sabían cómo iban acabando las partidas, y entre Alberto y yo estuvimos 5 minutos señalizando y explicando que llevábamos 3,5 y que con dos tablas más ganábamos. Juanjo y Norman lo entendieron, pero Ave se levantó y nos preguntó directamente a Alberto y a mí qué tenía que hacer. Yo le dije que las tablas valían y cuando se sentó Alberto me pregunto: “¿¿¿estás seguro???”, y yo le dije que sí, que si enloquecía buscando el punto palmaría. Mientras, Juanjo pareció entendernos e hizo tablas que aseguraban el empate.


Rafael Serrano -Juanjo Llavador (1/2-1/2):
Fue una apertura de peón de rey. Una apertura cerrada donde predominan la estrategia y el llevar piezas aquí y piezas allá (jejeje, como veréis no me apasiona). Entonces, en unos intercambios, Juanjo se quedó con un pichorro súper débil, tanto que a las pocas cayó. Aunque tenía pichorro de menos, yo no lo veía claro, puesto estaba sólido. Al cabo de las jugadas, no sé si por el apuro, sacó contrajuego en la primera fila y su rival se dejó un pichorro en un golpe táctico y la posición se igualó y se firmaron las tablas.
Nos poníamos 4-2, un resultado hiperengañoso. Y, de hecho, nosotros lo sabíamos por experiencia, en la ronda 1 remontamos ese resultado. Entonces, en estos momentos, los jugadores del Alzira no sabían cuál era el resultado del encuentro y Moncho le preguntó a Néstor, que estaba viendo su partida. Néstor le respondió 4-2, a lo que Moncho preguntó: “¿¿¿a favor vuestro???”. Entonces, Néstor afirmó con la cabeza y Moncho repitió: “¿¿¿Seguro???”, a lo cual yo empecé a descojonarme. Este resultado se alargó mucho, puesto que Norman seguía sufriendo con aquel bunker y Ave estaba en el final aquel de los peones pasados. Entonces en el apuro Moncho sacó un recurso y le engañó.


Avelino Vicente - Ramón Ibáñez (0-1)
Si no recuerdo mal, fue una moderna por parte de Moncho. Fue una partida en la que las blancas consiguieron una posición mucho más agradable de jugar. Tras desaprovechar la oportunidad de jugar varios finales cómodos, una mala elección hizo que se resolviera en un final desastroso por parte de Avelino, esto fue lo que comentó el.
Se ponían cerca del empate, y todas nuestras esperanzas quedaban fijadas en “la eterna lucha de Norman”, como la definió Alberto. En esos momentos, Moncho se asomó a ver la posición y a los dos segundos se giró y le dijo a Navarrete: “4-4”, a lo cual yo me quedé flipando porque estaba al lado. De hecho, Moncho me miró y se rio y cuando se fue, Navarrete me miró de una manera que expresaba: “es Moncho”. Al poco, Norman se colgó en el apuro y empatamos.


Norman Davidovas - Paco Rubio (0-1):
Fue una escandinava en la cual Norman consiguió rápidamente la pareja de alfiles. Paco, a cambio, maniobró y colocó un caballo en el centro, aunque no duró mucho, porque Norman lo expulsó a cambio del control del centro y flanco de rey de Norman. Paco buscaba saltos por el flanco de dama y rompió en el centro y amenazó un pichorro y cambiar la pareja. Norman avanzó el pichorro y entregó la calidad para no cambiar los diablillos. Pero Paco simplificó bien y se llegó al famoso final de la calidad que nadie sabía cómo progresar, pero defenderlo eternamente era complicado y, al final en el apuro, Norman se colgó.

El final se hizo eterno, tanto que nuestros rivales se quedaron a comer. Gabi se encargó de llevarles a la birreria Finnegan’s. Aprovecho para recomendarla para nuestros siguientes rivales que vengan de fuera. Y así fue como ocurrió este duro y tenso empate (no como otros equipos de la categoría). Solo me queda despedirme, nos vemos la semana que viene con más ajedrez y, por supuesto, más crónicas.


Ah! Que no olvidéis participar en nuestro recuperado torneo









Comparte en Google Plus

Acerca de Vicent

Colabora en AjedrezValenciano.com

0 comentarios :

Publicar un comentario