HONOR R.8 Ateneo Marítimo 4,5-3,5 El Prat Lliria-Benimaclet

Crónica por Vicente Campos y por Carles Navarro
Garcia Molla,Victor M. (0 : 1 ) Komljenovic,Davor
Barbera Estelles,Rosendo (1/2 : 1/2 ) Sanchez Corujo,Ignacio
Campos Aucejo,Vicente (1 : 0 ) Carbonell Bofill,Carlos Eloy
Castellote Lillo,Javier (1/2 : 1/2 ) Galvan,Jesus
Torres Garrigos,David (1/2 : 1/2 ) Navarro Diaz,Carles
Balada Moreno,Jose Luis (0 : 1 ) Penades Ordaz,Victor
Gonzalez Aguirre,Luis (1 : 0 ) Vedreno Rios,Jose Vicente
Monmeneu Chulia,Victor (1 : ø ) ,

Ateneo Marítimo 3,5-4,5  El Prat Llíria Benimaclet                           Carles Navarro Díaz

  Veamos… ¿por dónde empiezo? ¡Uf! Difícil… A ver qué tal así:
 
  Jugábamos contra el Ateneo, equipo durete donde los haya, pero el ánimo revanchista por lo ocurrido la semana anterior flotaba en el aire.  Por mi parte había un deseo de encontrarme con Castellote, al que hacía siglos que no veía (¿soy yo o tiene la voz más grave?), aunque sabía que era muy difícil que nos tocara.

  Llegaba 5 minutos tarde , así que antes de entrar, sofocado, apago mi móvil (con el resultado de 1-1 entre barça y Madrid), y entro en la mítica sala pensando que me estarían esperando. ¡Cuán ingenuo era! Y es que había un equipo de benimaclet  jugando, pero no era el nuestro, sino el “C”.

  Y aquí comienza la historia de un viaje en bus; nuestro protagonista debe llegar a su destino a las 17:00; para ello, y previendo posibles contratiempos, decide salir 40 minutos antes. Pero, como en todos los cuentos, siempre hay un antagonista, en este caso los malvados autobuseros, que, con transbordos aquí y allá y deteniéndose en todas las paradas, volvían loco a nuestro héroe. Como pronto descubrirá el lector, este cuento no tiene un final feliz.

  La gente se paseaba nerviosa por la sala, mirando de vez en cuando el reloj,  finalmente comprendiendo que Velandia no llegaría a tiempo (de hecho, llegó a las 17:31, cuando ya habíamos empezado a jugar con uno menos), y algunos me iban diciendo: ¿ya tienes algo para escribir eh? Bueno, en fin, ¿qué queréis que os diga? Por mi parte prefiero jugar con 8, aunque me salga la crónica así:

“Ateneo Marítimo 3,5-4,5 Benimaclet:
    Anodino encuentro entre el Ateneo Marítimo y el Benimaclet. Tablas sin lucha en 7 de los 8 encuentros. A destacar la paliza de la gran promesa del ajedrez valenciano, Carles, sobre Castellote, después de que éste lanzara un imparable “a4, b4,c4…h4”; Castellote, conmocionado, decía lo siguiente al finalizar la partida: “No he sabido qué hacer, ¡me ha superado en todas las fases del juego!”.
   Me informan que los del Círculo Mercantil han salido de fiesta y nos invitan. También me dicen que nos demos prisa porque sino Perez se acaba todo el alcohol.
Ps: R.Madrid 0-3 Barcelona (hack trick de Alexis Sánchez)”


   Ya solo queda relatar un poquito de las partidas:

La cosa no empezaba bien para nuestro equipo, ya que iríamos perdiendo 3-1:

-Tablas tras llegar a una posición igualada en la 2º (Corujo-Barberá) y en la 4º (Galván-Castellote).

-Perdía Carbonell en la 3º contra Vicente Campos, después de un sospechoso enroque largo de Carbonell en una posición extraña, como de costumbre.

No obstante, lograríamos empatar el encuentro:

-Davor ganaba como sólo él sabe a Víctor García en la 1º, después de llegar a un final levemente superior que acabaría por embolsarse. Hasta el momento, Davor continúa con su imbatibilidad siendo uno de los más fiables del equipo.

-Digo uno porque el mejor vendedor de seguros es, sin duda, Penadés, que volvió a demostrar, esta vez frente a Balada en la 6º, que su manera de jugar es perfectamente válida, tras llegar a un final con peón de ventaja que ganaría con toda la tranquilidad del mundo. Algún día nos tendrá que dar una clasecita que otra sobre su método.

Así que, con el resultado de 3-3, quedaban dos partidas:

-Yo hacía tablas contra David Torres en la 5º. La cosa es que salí un poco inferior de la apertura (como de costumbre), pero tenía un buen contragolpe, que me haría llegar, después unos cuantos rifirrafes mutuos con apuros de tiempo incluidos, a un final que, de no haberme equivocado, parecía bastante favorable a mí, con dos peones ligados pasados. Pero uno acaba añorando las viejas costumbres, las de toda la vida, esas que por mucho que intentes no te abandonan, así que decidí desarticular mis peones para llegar a un final ligeramente inferior que acabaría, no obstante, en tablas.

-Desde luego no envidio la partida que tuvo que realizar Vedreño en la 7º, ya que desde muy pronto tuvo que plantar el autobús contra la avalancha de piezas que le tendía Luis González, que realizaba una acometida tras otra con la violencia de un tifón; no obstante, Vedreño lograría mantenerse erguido hasta el final, intentando arañar algo para el equipo, y, aunque no lo consiguió, le felicito por el intento.


   Y bueno, eso es todo, espero no haberme dejado nada. Desde luego no debemos relajarnos lo más mínimo, pues el fantasma del descenso planea en CÍRCULOs sobre muchos de nosotros.¡ Auf wiedersehen!


INFORMA: Carles Navarro



Ateneo Marítimo 4,5-3,5 El Prat Lliria-Benimaclet

Víctor García 0-1 Davor Komlienovic
Rosendo Barberá 0,5 José Ignacio Sánchez
Vicente Campos 1-0 Carlos Carbonell
Javier Castellote 0,5 Jesús Galván
David Torres 0,5 Carles Navarro
José Luis Balada 0-1 Víctor Penadés
Luís González 1-0  José V. Vedreno
Víctor Monmeneu 1-0 Incomparecencia

No pudimos empezar hasta las 17:30 debido a que el segundo jugador de El Prat Lliria-Benimaclet, el venezolano José Manuel Díaz Velandia, no llegaba. Esto motivó el que el equipo visitante mantuviese su alineación pendiente con los relojes en marcha desde las 17:05 aproximadamente con la única partida iniciada en el primer tablero. Los jugadores del Ateneo que jugábamos con las blancas realizamos el primer movimiento sobre el tablero a pesar de que no conocíamos el contrincante. Como decía, llegadas las 17:30 se iniciaron de facto las partidas del tablero 2 al 7 pues el equipo visitante tuvo que dejar el octavo tablero vacío. Así pues contábamos con un punto regalado al ganar Víctor Monmeneu por incomparecencia.

Davor planteó una Grunfeld en la que se llegó a un final de torre y caballo bueno contra torre y alfil malo y el GM se anotó el punto, ésta fue la antepenúltima partida en finalizar. Rosendo y José Ignacio, viejos conocidos, firmaron tablas en no muchas jugadas al llegar a una posición equilibrada. Yo le gané a Carlos Carbonell relativamente pronto, en menos de 25 jugadas, pues arriesgó mucho enrocándose largo y permitiendo un ataque muy fuerte. Balada quedó con peón de menos en un final difícil de defender y que Penadés no perdonó. El encuentro se  ponía así 3-3 a falta de las mesas 5 y 7 en donde Carles Navarro estaba inferior pero había apuros por ambas partes en una partida de difícil pronóstico. Mientras tanto, Luís González parecía que tenía una posición ganadora, tras sacrificar un caballo sobre el enroque, pero no jugó las mejores y Vedreno ponía todas las dificultades posibles y a cada jugada parecía que se recuperaba. Tras unos minutos de incertidumbre, Luís entra ya en un final de torres ganado y David Torres tiene un final de torres totalmente igualado, Carles le ofrece tablas y se aceptan. Con el marcador 3,5-3,5 Luís González gana por fin y ganamos el encuentro por la mínima. Quien lea esta crónica puede pensar que el Ateneo tuvo suerte, pero si revisamos las rondas anteriores podemos ver que tuvimos dos encuentros que perdimos por este mismo resultado contra el EVA-Manises y contra el Alzira.


--
Saludos,

Vicente

Comparte en Google Plus

Acerca de Vicent

Colabora en AjedrezValenciano.com

0 comentarios :

Publicar un comentario