HONOR R.7, La Vila 2.5 - 5.5 Ateneo Marítimo

Crónica por Vicente Campos y por Vicente Cano, partida, fotos y video

Cano Gimenez,Vicente (1/2 : 1/2 ) Garcia Molla,Victor M.
Riquelme Valero,Manuel Damian (1/2 : 1/2 ) Barbera Estelles,Rosendo
Sanchez Barbado,Carlos (0 : 1 ) Campos Aucejo,Vicente
Cortes Nadal,Eduardo (1 : 0 ) Castellote Lillo,Javier
Lloret Climent,Miguel (0 : 1 ) Torres Garrigos,David
Soler Giner,Salvador (1/2 : 1/2 ) Gonzalez Aguirre,Luis
Esquerdo Nogueroles,Jaime (0 : 1 ) Monmeneu Chulia,Victor
Lloret Ramon,Carles (0 : 1 ) Ribera Perez,Miguel

Crónica La Vila - Ateneo Marítimo, por Vicente Cano


Se podría resumir este encuentro con la frase de "jugamos como nunca, perdimos como siempre". Hasta la tercera hora de juega parecía que el encuentro lo ganaríamos incluso de forma holgada pero las partidas se fueron dando la vuelta hasta dar el resultado final de La Vila 2,5 - Ateneo Marítimo 5,5. Los emparejamientos fueron los siguientes:

Cano Gimenez,Vicente (1/2 : 1/2 ) Garcia Molla,Victor M.
Riquelme Valero,Manuel Damian (1/2 : 1/2 ) Barbera Estelles,Rosendo
Sanchez Barbado,Carlos (0 : 1 ) Campos Aucejo,Vicente
Cortes Nadal,Eduardo (1 : 0 ) Castellote Lillo,Javier
Lloret Climent,Miguel (0 : 1 ) Torres Garrigos,David
Soler Giner,Salvador (1/2 : 1/2 ) Gonzalez Aguirre,Luis
Esquerdo Nogueroles,Jaime (0 : 1 ) Monmeneu Chulia,Victor
Lloret Ramon,Carles (0 : 1 ) Ribera Perez,Miguel

La primera en acabar fue la partida entre Riquelme y Barbera (viejos conocidos de campeonatos juveniles de los 80). La partida fue bastante igualada, Riquelme intentó lanzar sus peones contra el rey blanco pero tras cambiar damas repitieron jugadas en posición igualada. 


Sánchez Barbado que ganó un peón en apertura y tenía mejor posición no encontró las mejores continuaciones mientras Vicente Campos acumulaba amenazas sobre el rey blanco hasta que con un sacrificio de calidad su ataque se volvió decisivo. 


Jaime Esquerdo y Nonmeneu fue una partida igualada hasta el final donde Víctor con pareja de alfiles ganó un peón y poco a poco se hizo con el punto. 

Salvador Soler se desmelenó sacrificando un alfil por tres peones mas que interesante y en alguna fase del final se le escapan las mejores jugadas para ganar, al final tablas por repetición de Luís González. 

Miguel Lloret tras la apertura (carokann - pirc, nunca me aclaro con estos híbridos) quedó con la columna "a" abierta sobre la que presionar el peón a7 débil de David Torres. 

 

En cambio Miguel trató de crear problemas al rey negro abriendo el enroque pero tras varios vaivenes se dejó pieza limpia en una combinación y la partida. Carles Lloret ganó un peón en una catalana de Miguel Ribera debido a una imprecisión del blanco que tenía eso si la pareja de alfiles. Tras varios cambios se llegó a un final de torre y alfiles de diferente color y peón de ventaja para el vilero que en los apuros de tiempo acabó perdiendo. Una lástima por Carles que a pesar llevar tanto tiempo sin jugar mereció un mejor resultado. 


Ya con el resultado del match decidido, en la mesa 1 se jugó una reti donde el blanco tuvo ventaja desde la apertura. La ventaja se convirtió en calidad y mas tarde en un peón en séptima pero nunca llego a rematar la posición y una defensa tenaz de Víctor García condujo a un final de dos peones del negro contra alfil y peón del blanco pero en el mismo flanco e imposible de ganar, tablas. 



Ya por último Eduardo Cortes se impuso en una siciliana alapin a Javier Castellote. Tras haber quedado con el rey en el centro después de la apertura y posición algo desagradable Eduardo consiguió darle la vuelta y ganar dos peones que le dieron la victoria. Nuestro "cuate" está mostrándose en gran forma en esta fase del campeonato. 

 


Video cortesía de Carlos Sánchez.



Un saludo
INFORMA: Vicente Cano Giménez






La Vila 2,5 – 5,5 Ateneo Marítimo, por Vicente Campos
Llegamos puntuales al local de juego de La Vila, faltaba sin embargo un jugador de cada equipo y esperamos unos 5 minutos de mutuo acuerdo. Víctor Monmeneu, que venía desde Calpe, había sido enviado, por error, a otro polideportivo que distaba unos 4 km del correcto. Empezamos sin él, a sabiendas de que estaba en camino, pero cuando el reloj ya marcaba las 17:20 sin aparecer yo empecé a  sufrir pues podíamos haber perdido 2 puntos de haber llegado pasadas las 17:30. Afortunadamente a las 17:23 llegó y se puso a jugar.

La Vila intentaba salir del pelotón de descenso y nosotros queríamos mantener distancia con el Círculo Mercantil que ya nos tiene acostumbrados a eludir el descenso en las últimas rondas.

La primera partida en finalizar fue la de Rosendo contra Manuel Damián, este último planteó una Caro-Kann con fianchetto de rey y no tuvo dificultad en conseguir la igualdad, después de unas simplificaciones se llegó a un final  que no se podía forzar. 

Las demás partidas, a las 19 horas, no seguían el mismo rumbo, especialmente la partida entre Vicente Cano y Víctor García en donde el conductor de las blancas había planteado una Reti y disponía de una ventaja importante, tal vez por rehusar hacer a Db3, Db6 proponiendo el cambio de damas el deterioro de la posición llevó a las negras a sacrificar calidad sin apenas compensación, parecía que era cuestión de tiempo el que Vicente Cano se apuntase el punto. Javier Castellote estaba bien con blancas pero Eduardo Cortés salvó las complicaciones tácticas y era él quien había tomado la iniciativa y con peón de más. David Torres estaba mejor con negras frente a Miguel Lloret pero nada seguro. Luís González llevaba alfil de ventaja pero a cambio de tres peones que hacía difícil el pronóstico. Los dos últimos tableros tampoco estaban claros, si bien Víctor Monmeneu tenía ventaja en el final con alfil+caballo de Jaime Esquerdo por pareja de alfiles de Víctor Monmeneu y peones bloqueados. Por su parte el duelo de edades entre el más joven Carles Lloret y el más mayor Miguel Ribera había desembocado en un final con peón de más y pasado para Carles que amenazaba irse a la octava. Por último en mi partida yo andaba con peón de menos pero con compensación. Mi análisis sobre las 19:30 era bastante pesimista y un pronóstico objetivo nos hubiese dado el empate con suerte.

La última media hora fue muy intensa, Luís González firma las tablas. Yo sacrifico calidad a Carlos Sánchez, apurado ya de reloj, obtengo ataque ganador y me anoto el punto. Víctor García sigue muy inferior con pieza de menos y Javier Castellote en final de torres con 2 peones menos, Víctor Monmeneu ha conseguido meter un alfil por la retaguardia y gana un peón que resulta decisivo ganando la partida. David Torres ha incrementado su ventaja y los dos peones ligados y pasados deciden. A falta de tres partidas vamos ganando 4-1 pero las tres restantes con mal pronóstico, aunque la heroica defensa de Víctor García ha dado sus frutos y ya hay que jugar muy fino para que las blancas puedan ganar, está claro que Vicente Cano ha dejado escapar oportunidades. Por otro lado en el octavo tablero Miguel Ribera consigue contrajuego en el flanco de rey con torre y alfil, tocando y jaqueando al rey negro y lo más importante capturando el peón pasado peligroso de las negras, Carles Lloret visiblemente contrariado por la pérdida de su ventaja y en zeitnot queda bloqueado y él mismo se delata con su expresión de que había perdido por tiempo, luego siguió un retorcimiento corporal como si hubiese recibido un disparo, naturalmente Miguel no iba armado, tras unos instantes y tras la recuperación del joven jugador se firmaron las planillas y tan panchos. Para sorpresa de todos, la primera partida ya no se podía ganar, en el final de alfil y peón de Vicente Cano contra dos peones de Víctor García no podía evitar que las negras cambiasen el único peón blanco, como así ocurrió. Quedaba por último la cuarta partida en la que Eduardo Cortés se impuso en el final de torres, dejando el marcador en 2,5-5,5.

Quisiera dejar constancia de un hecho que no ha sido comentado en otras crónicas, tal vez yo sea un poco tiquismiquis. El local de juego de La Vila es muy bueno, bien iluminado y bien climatizado, las sillas son confortables y la gente muy cordial, sin embargo la mesa donde se juega se parece más a una mesa de reuniones, esto último no tiene nada de malo, sin embargo es demasiado ancha, bajo mi punto de vista. La distancia entre el tablero y los bordes de la mesa yo diría que es de unos 25cm aproximadamente esto provoca algunas situaciones graciosas que en determinados momentos pueden se dramáticas, por ejemplo, en mi partida para comerme un peón de f2 (yo con negras) tuve  incorporarme de mi asiento pues el arco de mi brazo no me daba, yo mido 1,75m.  Al iniciarse las partidas Salvador Soler, muy amablemente, acercó el tablero hacia Luís González, un poco más bajito que yo, para facilitarle el acceso al tablero. Las situaciones graciosas pueden aparecer cuando dos jugadores bajitos se enfrenten entre ellos y lleguen a apuros de reloj, las dramáticas cuando de ello dependa un resultado importante, aun no siendo tan bajitos. El pasado diciembre vi a un árbitro en Silla amonestar a dos jugadores por, entre otras cosas, levantarse de su asiento para jugar en partidas de 10 minutos. Mi pregunta es la siguiente ¿tiene derecho un jugador de altura normal a poder hacer cualquier jugada sin levantarse de su asiento? ¿qué distancia máxima debe separar un tablero del borde de la mesa?



INFORMA: Vicente Campos
 
Comparte en Google Plus

Acerca de Vicent

Colabora en AjedrezValenciano.com

0 comentarios :

Publicar un comentario